Diez formas de llenar de energía a tu perro viejito

Diez formas de llenar de energía a tu perro viejito

Diez formas de llenar de energía a tu perro viejito

La alimentación es demasiado importante para poder mantenerlos sanos además de en un muy buen estado.

Todos sabemos perfectamente que lo único malo de los perros es que desafortunadamente no viven para siempre. Como dueños, siempre debemos de estar pensando en el cómo hacer que nuestro perro esté lo más sano posible para que así nos dure muchos años más como integrante de nuestra familia. De igual manera, cuando nuestros perros ya están muy viejitos, es demasiado importante ayudarlos para que se sientan jóvenes y no den el “viejazo” tan pronto.

1) Alimentación. La principal clave para mantener a un perro lo más sano posible a lo largo de toda su vida es la alimentación adecuada. Esto se vuelve especialmente importante en sus años de viejito pues sus necesidades de nutrición son diferentes y sus sistemas digestivos no son ya tan veloces y eficientes como en sus años mozos de juventud. Una dieta totalmente libre de granos puede ser de gran ayuda y si tu perro padece de algún tipo de enfermedad, habla bien con tu veterinario para que él te recomiende una dieta balanceada que mantenga a tu perro lleno de energía y sobre todo lo más importante bien nutrido. También puedes considerar el incluir alguno de estos súper alimentos en su dieta para mejorar su salud y estado de ánimo en general.

2) Suplementos. En realidad hay algunos suplementos que le puedes administrar a tu perro para darle más energía y así poder ayudarlo a sentirse más joven. El aceite de coco hace mil maravillas en los perros viejitos porque en sí les ayuda mucho en sus articulaciones para que tengan una mucha mejor movilidad. También puedes considerar la spriulina (una alga) que puedes conseguir muy fácilmente en las tiendas naturistas o tiendas de vitaminas. La sprirulina les ayuda mucho pues tiene altos niveles de beta caroteno, vitamina B y minerales y además está compuesta por 60% de proteína vegetal. Además, es una bomba de antioxidantes que es justo lo que las células necesitan para mantenerse sanas y jóvenes, fortalece el sistema inmunológico y la salud del corazón. Sobre la dosis, si es cápsula, puedes darle una cada tercer día y si es en polvo, media cucharadita un día sí y un día no.

3) Sol. Seguro te has fijado y te has podido dar cuenta de que tu perro (joven o viejo) ama tirarse al sol. Esto es debido a que el sol les ayuda mucho a fijar el calcio en los huesos, además les da energía y los hace sentir bien. Esto es especialmente importante en los perros viejitos que además (como los viejitos humanos) tienden a volverse mucho friolentos. Dale un baño de sol a tu viejito todos los días para que se recargue y logre sentirse como nuevo.

4) Ejercicio. El ejercicio es de vital importancia en todas las etapas de la vida de un perro. Mucha gente cree que porque ya son viejitos ya no deben de hacerlo y esto está mal. Los perros viejitos necesitan caminar para así poder fomentar la movilidad de sus patas, para no oxidarse y para ver gente, perros y oler cosas. Eso los mantiene considerablemente activos. Esto no quiere decir que te lo lleves a correr 10 kilómetros todos los días pero sí le puedes dedicar una caminata de 15 a 20 minutos dos veces al día

5) Descanso. Tu perro viejito necesita dormir mucho más que antes. Dormir le hace bien porque es cuando su cuerpo repara cualquier cosa y así recarga mucho la pila. Te recomendamos que si tu perro duerme en el piso, pienses mejor en comprarle una camita de perro o un tapete acolchonado pues sus articulaciones y huesos no son lo mismo que antes y es mejor que esté muy cómodo en una superficie considerablemente más suave.

6) Masajes. Los perros viejitos se pueden beneficiar mucho de un sencillo masaje en sus patas o en el lomo por ejemplo. El masaje no debe de ser fuerte, es más bien sólo para desentumir las articulaciones y los músculos. Haz movimientos circulares sin ningún tipo de presión lo cual ayudará a que se sienta mucho mejor. Los masajes siempre deben hacerse con movimientos en el sentido de las manecillas del reloj (para seguir la circulación de la sangre al corazón) y si son en las patas o en la espalda, siempre van hacia arriba, llevando sangre al corazón.

7) Revisiones médicas. Tu perro viejito es mucho más propenso a muchas enfermedades por lo que te recomendamos llevarlo al menos cada 6 meses a revisiones completas con el veterinario. También, si notas algo un poco diferente o que te parezca raro, como una bolita o bien que le cuesta trabajo hacer algo que normalmente hacía con facilidad, llévalo inmediatamente al doctor. Es mejor detectar cualquier problema a tiempo.

8) Manejo del dolor. No es lo mismo 7 años después. Cuando los perros ya son más viejitos, como con los humanos, les empiezan a doler cosas que antes no eran un problema para ellos. Muchos perros empiezan a tener problemas por ejemplo con la cadera, con las articulaciones, o bien con la espalda, etc. Es de suma importancia que estés pendiente de esto con tu perro para que sepas qué hacer y sobre todo cómo tratar estos dolores para que no sufra. Muchas veces con un poco de sol y masaje se pueden sentir mucho mejor, otras veces el veterinario te puede recetar alguna medicina para alivianarlos.

9) Un hermanito. Una excelente manera de regresarles la energía a los perros es con un hermanito. Hay muchas historias increíbles de perros viejitos que ya no salían para nada de su camita ni por equivocación hasta que les trajeron un cachorro a casa y como por arte de magia, andaban corriendo juntos, jugando y además comiendo mejor. Si tienes pensado tener otro perro, este es el mejor momento para traerlo a casa, será la mejor medicina para tu viejito.

10) Cariños y apapachos. Los perros viejitos necesitan de mucho cariño y apapachos así que aprovecha cada que tengas un ratito libre para dedicárselo y recordarle lo mucho que lo quieres y que significa para ti.

Acerca de Martin Hoar

Me gustan los gatos